Breves consideraciones sobre el fútbol moderno

Algunos aspectos previos

 

1912 Final de Estocolmo

 

Para poder definir de una forma lo más objetiva posible qué es fútbol moderno, previamente se deben tener en cuenta una serie de aspectos tanto exógenos como intrínsecos del propio fútbol.

En primera instancia, aquellos que dependen propiamente de este deporte se derivan de su propio atractivo: es el deporte colectivo con mayor número de aficionados en todo el mundo y uno de los más practicados[1]. Lo cual lo convierte en un fenómeno de masas con una gran repercusión mundial.

Por otra parte, el futbol moderno tiene la capacidad de mover tanto directamente como  de forma colateral cantidades estratosféricas de dinero que proceden tanto de su propia actividad como deporte: venta de entradas en estadios, pago por visionado, abonos de temporada, etc. Como el marketing, sponsors, patrocinadores, etc.

¿Porqué “fútbol moderno”?

Puede que llegados a este punto, alguien se esté preguntando el porqué añadirle al fútbol actual lo de moderno. De acuerdo, sí. Muy probablemente la primera explicación que se nos viene a la cabeza es la más obvia: el fútbol actual -moderno- es distinto de aquel que tradicionalmente se había estado practicando. Está bien, pero, ¿donde reside la diferencia?

Orígenes del fútbol

El modelo de fútbol que desde finales del siglo XIX [2] había encandilado a toda Europa y que era capaz, gracias a su amplio número de seguidores, de protagonizar eventos deportivos mundiales y continentales. Desapareció tras el mundial de fútbol de Estados Unidos en 1994[3]. El motivo, una creciente mercantilización de este deporte a favor del aumento de los beneficios generados. Sí amigos, el capitalismo había llegado al futbol. Para quedarse.

Antes de entrar en detalle sobre lo que ha supuesto la venta del fútbol al capital, vamos a esbozar unas breves pinceladas sobre el origen de este deporte y su relación con la clase trabajadora.

Quizás, esto último pueda provocar algún que otro arqueamiento de cejas, aunque lo cierto es que hace ya mucho tiempo que los clubes actuales abandonaron sus orígenes enraizados en la clase trabajadora.

El Manchester United, por ejemplo fue fundado por trabajadores ferroviarios. Los futbolistas solían ser chicos reclutados en el área local del club[4], percibiendo a veces un menor salario en comparación con las personas que iban a verlos desde la grada los días de partido[5]. Un poco paradójico si te pones a pensar en lo que acabará cobrando Neymar Jr. en el PSG, ¿no lo creen?

Que el fútbol en su origen perteneció a la clase trabajadora es un hecho innegable, más aún si se tiene en cuenta como este deporte recaló en nuestro país. Importado por los trabajadores ingleses de las minas de Huelva, dando lugar a finales del siglo XIX al primer club de fútbol español: Huelva Recreation Club[6]. De hecho, el siguiente equipo en cuanto a antigüedad es el Athletic Club de Bilbao traído también por ingleses, que trabajaban en los puertos vizcaínos.

Plantilla del Athletic Club de 1914

Fútbol y construcción identitaria

Otro punto que refuerza la reivindicación del fútbol como un elemento propio de las clases populares es la construcción de diferentes identidades que corresponden a un entorno social determinado. Es curioso cómo uno puede conocer la filiación religiosa de un escocés simplemente preguntando por su equipo de fútbol. El Celtic de Glasgow siempre será un club católico y el Glasgow Rangers siempre será un club protestante y unionista[7].

Mercantilización y alienación del fútbol de origen obrero

Entonces ¿cómo se ha podido expropiar un elemento tan propio de la clase obrera sin que en ningún caso se produzca una total alienación?.

A mi juicio, el fútbol supone una oportunidad de negocio demasiado importante para que el liberalismo mercantilista la pase por alto. Es por lo que los clubes pasaron a formar parte del tejido económico convirtiéndose en meras empresas[8] dirigidas por magnates locales o extranjeros (esto último da para mucho, lo sé). Eso sí, siempre aludiendo a los valores del club para que los aficionados se identifiquen con un equipo y lo sigan sintiendo como propio. Indignante.

La búsqueda del beneficio económico ha llevado a estos clubes a someterse al escrutinio del mercado y cotizar en bolsa como el caso del Manchester United[9]. Otros han conseguido no someterse por completo a la tributación de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), como son el caso del Real Madrid y el FC Barcelona[10]. Una ley, dicho sea de paso, que se aprobó el 10/1990 y que tardó en aplicarse unos nueve años. Ya sabemos que después de la pandereta lo que mejor funciona es el panem et circenses, por lo que tocar el fútbol siempre ha resultado controvertido.

También han aumentado hasta niveles exorbitados los precios de las entradas a los estadios, así como los abonos. Y por si fuera poco la celebración de partidos en días y horarios a los que la mayoría de población les resulta imposible ir. ¿Por qué? Porque el mercado asiático cada vez demanda más este tipo de eventos. Pero que nadie se confunda, lo hacen por la afición. Al igual que se han eliminado la zona de graderío que permitía a los aficionados estar de pié, y evidentemente, a un precio más que razonable.

Estadio Azteca, México

Expropiación del fútbol

Esto, enlaza con el último punto: la demonización de la clase obrera. Owen Jones explicaba en su libro “Chavs”, cómo mediante la justificación de un aumento de la seguridad tras el desastre de Hillsborough[11] se eliminaron las entradas para estar de pié.

Culpabilizando a los aficionados del Liverpool de los fallecimientos y heridos, de hecho se tardarían años hasta que se demostrase que aquello fue un homicidio causado por negligencia policial[12]. Por entonces el precio de las entradas aumentó hasta niveles en los que la mayoría social ya no podía permitírselo y quedaron excluidos de los estadios.

De esta forma, y de muchas más que darían para más de un artículo, es como ya María y Ángel Cappa muy acertadamente titularon en su libro “También nos roban el fútbol”. Probablemente cualquiera que haya conocido el fútbol primitivo ha podido observar como al fútbol moderno parece, y lo es, importarle más lo que sucede fuera del terreno de juego que dentro. En caso contrario es imposible imaginar de que vivirían los periódicos deportivos fuera de temporada. O peor aún, ¿qué leería si no Rajoy?

Y tú, ¿piensas seguir bailando al ritmo de la pandereta?

HANNI-BA’AL

 

[1] https://elpais.com/elpais/2016/01/25/media/1453741407_151970.html

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%BAtbol#Or.C3.ADgenes

[3] http://www.jotdown.es/2016/10/odio-eterno-al-futbol-moderno/

[4] http://www.panenka.org/miradas/chavs/

[5] https://www.theguardian.com/books/2005/sep/10/featuresreviews.guardianreview8

[6] http://www.recreativohuelva.com/category/historia/

[7] http://elordenmundial.com/2014/07/14/la-pelota-y-el-fusil-tambores-de-guerra-en-las-gradas/

[8] http://apuntesderabona.com/rabona/que-es-el-futbol-moderno/

[9] https://www.rankia.com/foros/bolsa/temas/3194546-que-equipos-futbol-cotizan-bolsa

[10] https://www.elblogsalmon.com/economia-del-deporte/por-que-real-madrid-y-fc-barcelona-no-son-sociedades-deportivas

[11] https://es.wikipedia.org/wiki/Tragedia_de_Hillsborough

[12] https://elpais.com/deportes/2016/04/26/actualidad/1461666410_746494.html

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Un gran artículo, compresible y fácil de leer, te deja con ganas de querer conocer más sobre el tema!

    • Hola! Agradecemos mucho su opinión y nos alegra que haya resultado una lectura amena. Siga pendiente de nuestras publicaciones en el blog y en redes sociales y podrá conocer más detalles sobre los diferentes artículos publicados.
      Un saludo

  2. Muy buenas. Interesante artículo; te da una visión del fútbol que, si bien ya se intuye de ante mano, aquí se explica de maravilla. Si me permitís dos anotaciones como mejora, yo haría las siguientes:
    1) Una introducción potente indicando sobre qué vais a hablar y haciendo que pique la curiosidad al lector. Porque consideraciones del fútbol moderno no dice nada, y los dos primeros párrafos son hechos que todo el mundo sabe y que se pueden resumir así: el fútbol es el deporte más seguido y mueve mucho dinero.
    2) Cuidado con las faltas de ortografía y sobre todo con los signos de puntuación!!
    Saludos.

    • Estimado Samuel,
      gracias por tus valiosas aportaciones, las tendremos en cuenta de cara a las próximas publicaciones que realicemos. Te agradeceríamos, si fuera posible, que nos enviaras un e-mail con más detalles sobre los signos de puntuación que consideras se podrían mejorar.

      Muchas gracias de nuevo, estos comentarios son los que nos ayudan a crecer.

      Un saludo

Deja un comentario